La durabilidad del papel expresa principalmente la capacidad de este para cumplir sus funciones previstas durante un uso intensivo y continuado. No se tiene en cuenta su periodo de almacenaje. Un papel puede ser durable al resistir un uso intensivo durante un tiempo corto, pero no permanente, debido a la presencia de ácidos, que degradan lentamente las cadenas de celulosa.

 

Como ya se ha indicado, la durabilidad del papel depende de los ácidos empleados en su fabricación y una alta presencia de los mismos. Estos ácidos, con el tiempo, degradan las cadenas celulósicas del papel, y por lo tanto, mantendrá su aspecto de recién impreso por menos tiempo.

 

Factures a tener en cuenta en la durabilidad del papel

 

Para aumentar la duración de los papeles se tiene en cuenta su pH en su fabricación. Los papeles con escala inferior a 7.0 se considera ácido, con un nivel igual a 7.0 se considera neutro, y por encima de ese nivel se considera alcalino. Para que un papel se considere libre de ácido, y su duración sea mayor, debería tener un pH de 7.5.

 

 

Además de los ácidos, que es el factor más importante, otros factores se tienen que tener en cuenta en su durabilidad:

  • Otros materiales de arte que entran en contacto con la hoja, como pueden ser aceites, pinturas y fijadores.
  • La luz solar, la ultravioleta y la fluorescente aceleran la decoloración. La energía de la luz se convierte en calor, absorbido con facilidad por el papel y debilitando sus fibras.
  • A temperatura más baja la durabilidad del papel es mayor. Una temperatura elevada puede causar moho. Lo ideal es una temperatura constante, por lo que el papel deberá estar en un lugar donde no haya cambios bruscos de temperaturas
  • El comportamiento del papel con la humedad es igual que con la temperatura. Los rangos de humedad se deben de tratar de mantener constantes.
  • En el almacenamiento, además de tener en cuenta los aspectos comentados de luz, temperatura y humedad, se tiene que tener en cuenta que los materiales cercanos al papel no lo dañen, principalmente ácidos.

 

Diferentes tipos de papel: el papel de periódico

 

No todos los papeles tienen el mismo peso, composición y características, por lo que su durabilidad también dependerá de ello. Un claro ejemplo es el papel de periódico. Delicado en el pasado, pero mejorado con el paso del tiempo. El papel de periódico tradicional es de mayor delgadez, por lo que también es uno de los más débiles y propensos al deterioro.

 

Actualmente, en algunas ediciones, se usa el papel de periódico mejorado. Este tipo de papel se usa en las ediciones a color de páginas destacadas de los diarios. Su gramaje y brillo es mayor, lo que hace que su durabilidad y resistencia sea también mayor.