La psicología del color en publicidad es un ámbito que analiza cómo percibimos y cómo se comporta el consumidor ante determinados colores.

El color es uno de los elementos de la imagen más importantes para las marcas, dado que además de identificar la marca puede influir en la respuesta del consumidor, ya que esta no depende siempre de un análisis racional, a veces influyen factores emocionales.

El color no se elige al azar, hay que tener en cuenta muchos factores como los objetivos de la marca o el público al que nos dirigimos, ya que los colores influyen en nuestras emociones y  estado mental.

Cómo percibimos el color en publicidad

Conocemos los efectos que provocan los colores en nuestros consumidores.

 

El ROJO estimula el apetito es por ello que muchas marcas de comida como KFC o McDonald´s lo utilicen en sus logotipos.  En algunas ocasiones también simboliza el peligro en algunas campañas publicitarias.

 

El NARANJA transmite energía, creatividad y alegría. Además, también va dirigido a un público joven, algunas marcas como Fanta, Amazon o Nickelodeon hacen uso de él en sus logotipos.

 

El AMARILLO es más complicado de utilizar, ya que es muy potente y puede cansar la vista,  pero hay marcas como IKEA o Nathional Geographic que lo utilizan ya que consigue llamar la atención del consumidor.

 

El VERDE es el color de la naturaleza por excelencia, lo utilizan marcas de productos responsables con el medio ambiente o comida saludable, entre otros. Es un color que evoca frescor y tranquilidad.

 

El AZUL  es un color serio que transmite seguridad y confianza. Es muy utilizado por marcas tecnológicas, entidades bancarias, etc. Facebook o BBVA son algunas marcas que hacen uso de él.

 

El VIOLETA está relacionado con la imaginación, la espiritualidad, lo religioso… Suele ser utilizado en productos de belleza o productos dirigidos a niños para fomentar su imaginación y creatividad.

 

El BLANCO es identificado con la inocencia, la armonía y la transparencia. No suele ser utilizado como color principal pero ayuda a las marcas a transmitir transparencia y confianza.

 

El NEGRO connota elegancia, responsabilidad y exclusividad. Suele ser utilizado por marcas de lujo, sobre todo en el sector de la moda, para enfatizar la elegancia y aportar sofisticación.

 

Las campañas en blanco y negro ayudan a que el consumidor centre más su atención en las características funcionales del producto y suele ser utilizado por marcas cuyos productos tienen unas características superiores. Mientras que en las campañas a color, el consumidor se fija más en la estética del producto, son las más utilizadas en publicidad y consiguen llamar la atención, además de la actitud favorable del consumidor.

Consigue que los colores transmitan tu mensaje con una buena impresión desde Gráficas Azorín