Cierto es que el proceso de impresión determinará en gran parte el resultado final de un trabajo, sin embargo, para que este proceso se realice de buena manera, debemos haber llevado a cabo un buen proceso de preimpresión, es por eso que tenemos que conocer la importancia de la preimpresión.
 
Para poder entender la importancia de la preimpresión, en primer lugar tenemos que comprender qué es la preimpresión. Podemos definir el proceso de preimpresión como el cómputo total de procesos que se llevan a cabo entre el diseño y la impresión de un trabajo, y que permiten la disposición de medios que hagan que un trabajo sea susceptible de ser impreso.
 
Dentro de este proceso de preimpresión podemos encontrar diversos subprocesos o etapas de la preimpresión, que son realizadas en forma de cadena y que van desde la recepción de los originales, hasta las pruebas de preimpresión. En términos generales, en el proceso de preimpresión tendremos que realizar los cambios pertinentes en el material a imprimir, adaptarlos a la impresora dependiendo del tipo de impresión que vayamos a realizar y en última instancia corroborar que el proceso de impresión se realice correctamente para tener un prototipo que podamos mostrar al cliente.
 

El proceso de preimpresión nos permite crear un modelo de muestra para el cliente.


 
Una vez comprendido qué es la preimpresión y de qué etapas se compone, es necesario recalcar la importancia de la preimpresión en todo proceso de preimpresión y es que en líneas generales, un buen proceso de preimpresión nos va a ahorrar tiempo y quebraderos de cabeza.
 
Esencialmente, es de vital importancia el proceso de impresión puesto que en la mayoría de ocasiones, el material que recibimos para ser impreso no estará correctamente adaptado y, aparte, tendremos que preparar el soporte necesario, como planchas de impresión y para esto necesitaremos de realizar correctamente procesos como el tramado.
 

Es necesario ajustar y preparar el soporte necesario como la impresora que utilizaremos.


 
Para terminar, es totalmente necesario revisar y comprobar que el proceso de preimpresión ha sido realizado correctamente a través de una impresión que nos sirva de prueba, y en caso de haber salido todo correctamente, que nos sirva de muestra para nuestro cliente, antes de realizar la tirada de impresión que nos solicite.