Parece que llevemos toda la vida usando Internet, tablets, guiándonos por GPS y utilizando los teléfonos móviles, pero en realidad, hace no demasiado tiempo, todo esto nos habría parecido algo más propio de una película futurista que de la vida real.
Eso es exactamente lo que nos está pasando con las impresoras 3D, máquinas capaces de fabricar objetos aparentemente desde la nada. Un nuevo invento que a día de hoy nos parece una locura, pero que dentro de unos pocos años puede ser algo cotidiano en el mundo de la medicina, la construcción, la ingeniería, la moda, el arte e incluso el día a día.
La impresión 3D es una tecnología de fabricación por adicción que permite crear objetos por la superposición de capas de material. Existes infinidad de materiales, con infinidad de funciones, así que la materia prima puede ser desde el simple plástico hasta metales como el acero o polímeros, fibra de vidrio, yeso, papel e incluso ingredientes para imprimir comida.

Printing_with_a_3D_printer_at_Makers_Party_Bangalore_2013_11Existen ya máquinas de 3D capaces de imprimir pizza, nuggets, hamburguesas y hasta platos de pasta a partir de alimentos totalmente naturales. Obviamente esta es una de las funciones más llamativas de estas máquinas, la impresión de alimentos. Aunque parezca de primeras algo muy artificial (y más de uno se echaría para atrás), lo cierto es que al ser creados a partir de elementos totalmente naturales, no contienen adictivos, así que en realidad, son de mayor calidad que sus homólogos congelados.

Precisamente hoy, 3 de diciembre (3-D), la empresa de innovación gastronómica Reimagine Food, demostrará las increíbles posibilidades de este tipo de comida realizando dos cenas simultáneas, una de Nueva York y otra en Barcelona. En ellas, todo estará creado mediante impresión 3D,desde las mesas, hasta las sillas, la cubertería y por supuesto toda la comida.

Otras iniciativas ya han logrado incluso imprimir carne (la llaman Vitro-carne) mediante células madre e ingeniería de tejidos animales, aunque el proceso es terriblemente complicado y nada barato, en concreto, hacer una hamburguesa con este método costó 325.000 dólares
La NASA quiere aprovechar también este nuevo invento y está pensando en la forma de imprimir comida a sus astronautas en el espacio. La principal ventaja sería que se fabricarían los alimentos a partir de cartuchos nutritivos que mantienen sus propiedades durante 30 años. Además cada tripulante podría personalizar su comida eligiendo unos ingredientes u otros.
De hecho, la NASA ya ha enviado al espacio la primera máquina de impresión 3D, una especie de microondas que empezará a usarse a partir de enero a modo de prueba. Además este “microondas” contempla la posibilidad de imprimir por ejemplo herramientas y piezas de repuesto.
¿Creéis que estas impresoras tienen futuro?¿Cómo pensáis que afectará a nuestras vidas diarias el uso de ellas?¿Revolucionará la industria de la impresión?

Enlaces de interés:

Reimagine food

ABC Impresora fabrica alimentos

El Confidencial tecnología

20 Minutos Impresoras 3D Tecnología