¿Qué es la imagen corporativa?

La identidad corporativa es la representación visual de una empresa, es la carta de presentación de una empresa “la imagen que la empresa transmite al exterior”.

La identidad corporativa no solo se trata del logotipo o tarjetas de presentación de la empresa, también abarca papelería corporativa, tipografías, colores corporativos, elementos gráficos auxiliares, página web, diseño de interior y arquitectura corporativa.

 

Vamos a hacer un juego para entender la importancia de la imagen corporativa:

¿Reconoces en la fotografía alguna marca o logotipo?

¿Cuántas has reconocido, cuatro, cinco…?

Puedes pensar que las reconoces porque son marcas de empresas grandes, que gastan mucho en publicidad, es cierto, pero date cuenta que únicamente se muestra una letra de su logo. Imagina lo asumido que tienes cada marca.

 

¿Por qué es tan importante la identidad corporativa en una empresa? Porque una empresa sin identidad corporativa pasa desapercibida para los clientes.

En un mercado tan competitivo y cambiante la imagen corporativa es un elemento definitivo de diferenciación y posicionamiento. Así como las empresas deben adecuarse a los cambios con una velocidad y profundidad, jamás vista, de igual manera deberán adecuar su imagen, para transmitir dichos cambios.

La imagen corporativa se debe mostrar en todo lo que una empresa hace o representa y no solamente en el logotipo. Debe tener una sinergia entre todos los elementos necesarios para afianzar lo que la empresa es y quiere dar a conocer. Cada detalle está elegido en estrecha relación con la imagen general que se quiere dar.

Cuando una empresa se plantea crear una imagen corporativa se deben reglamentar todas las expresiones en las que se mezcla su imagen (cartas, rótulos externos, medios de transportes, etc.) por este motivo, es fundamental recurrir a un profesional en el área, para que estudie el programa de imagen de la empresa. El resultado de dicho estudio será la realización de un código de comportamiento, denominado manual de imagen corporativa. Este manual contiene una detallada presentación del logotipo, que incluye variaciones de tamaño y de color según las circunstancias. También explica cómo realizar la impresión de distintos elementos, tales como catálogos, muestrarios, etc. y en general todo lo referente al material de papelería de la sociedad incluyendo tarjetas personales, papel de carta y sobres, facturas… y también todos los elementos externos, escaparates, medios de transporte, decoración interna de oficinas, así como uniforme o indumentaria que los empleados deberán utilizar.

Imagen, atención, producto, calidad, precio, servicio… Todos los elementos son importantes y deben estar en consonancia con la imagen corporativa desarrollada, lo que nos ayudará en el reconocimiento y posicionamiento de nuestra marca en el mercado.

 

En conclusión

Una correcta imagen corporativa nos da una optimización de recursos. Puesto que tanto los empaques, como la publicidad, uniformes, mobiliario y papelería son elementos necesarios en cualquier caso para el funcionamiento de una empresa, al transformarlos a su vez en verdaderos agentes de comunicación, rentabilizan al máximo la inversión realizada en el manual de imagen corporativa.