La imprenta de hoy en día es una industria en continuo desarrollo. La industria gráfica se caracteriza por ser altamente tecnológica y requerir en muchos casos de maquinaria de gran volumen, lo que dista mucho de los sistemas tradicionales y manuales que dieron vida a este oficio.

 

 

Para conocer el origen de la imprenta tenemos que viajar a la China de principios del s. XI, donde ya existía un tipo de papel fabricado con arroz. Allí se inventó el primer sistema de imprenta de tipos móviles, a base de complejas piezas de porcelana, en las que se tallaban los caracteres chinos. Más tarde, en el año 1234, los artesanos del reino de Koryo (actual Corea), conocedores de los avances realizados por los chinos, crearon los primeros tipos de metal, anticipándose a la imprenta moderna y sus tipos hechos con plomo.

 

 

El nacimiento de la imprenta moderna se produce en Maguncia (Alemania), en el año 1440 aproximadamente, de la mano de Johannes Gutenberg. La imprenta de Gutenberg consistía en una prensa  fabricada a partir del reciclaje de una antigua prensa para vino. En ella se sujetaba un soporte en el que colocaban las letras o tipos que Gutenberg inventó, tipos fabricados en plomo, mediante moldes de cada una de las letras del alfabeto. Este soporte con las letras se entintaba, y mediante la presión ejercida por la prensa se imprimía sobre el papel. El resto de decorados se hacían de forma manual.

imprentaChina

 

El primer libro impreso fue la famosa “Biblia de Gutenberg”, de la que se imprimieron 150 ejemplares, de los cuales se conserva uno completo en Burgos y otro parcial (solo Nuevo Testamento) en Sevilla.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Gutenberg murió en 1468, en Maguncia, casi arruinado y sin ser consciente del legado que dejaba a su Alemania natal, una industria floreciente, y al resto de la humanidad, el acceso al conocimiento.

 

 

En España la situación fue diferente. Debido a la ubicación periférica de la Península Ibérica y a la falta de grandes universidades, hubo que esperar hasta el año 1472 para ver la aparición de la primera imprenta, en la ciudad de Segovia, a instancias de Juan Arias Dávila, obispo de dicha ciudad. A pesar de su tardía entrada en nuestro país, la imprenta tuvo un gran auge durante el último cuarto del s. XV, llegando a existir 26 repartidas por todo el territorio español a finales de siglo.

 

 

Más cerca de nuestra localidad, en la ciudad de Valencia, aparece la primera imprenta de la Comunidad Valenciana, de la mano de Lambert Palmart. De esta imprenta salió en el año 1474 la obra “Obres y trobes en lahors de la VergeMaria”, considerado el primer libro impreso en España de carácter literario y en idioma valenciano. Esta primera imprenta fue el origen de un importante despegue de esta industria en la ciudad de Valencia.

Obres y trobes en lahors de la VergeMaria

 

Pero no es hasta más de 400 años después, a principios del s. XX, cuando aparece la primera imprenta en nuestra localidad, Elda, creada por D. Juan Vidal Vera. La imprenta Vidal, como fue conocida en la localidad, se encargó de satisfacer desde 1904 la demanda de productos impresos que requería la industria del calzado en pleno auge. Y es en esta imprenta donde el fundador de Gráficas Azorín, D. Francisco Azorín Puche, aprendió los fundamentos del oficio, para posteriormente hacer de ese oficio su vida a través de la empresa que creó en un pequeño taller de Elda. Empresa que, años después, sus hijos harían crecer hasta lo que hoy es, y empresa desde donde escribimos esta breve reseña sobre la historia de la imprenta, un oficio con 1.000 años de historia.