La lectura de libros. Una actitud in crescendo. Gráficas Azorín, Elda, imprenta.

Cada vez son más los españoles que aprovechan su tiempo libre para dedicarlo a la cultura, a la educación y al conocimiento. Un respiro entre tanta estadística negativa, a la que a duras penas nos hemos ido acostumbrando. El consumo de lectura de libros aumenta, en respuesta al tiempo libre que deja la crisis económica. Pese a ello, el sector de jóvenes entre 14 y 24 años se mantienen como los más lectores. Aumentan asimismo, los índices de lectura entre los que leen habitual y esporádicamente. También entre los que tienen un perfil universitario, y especialmente, entre la población jubilada y parada, que son lo más afectados por la coyuntura económica. Tampoco discriminamos en función de los soportes: e-readers, smartphones, o los tradicionales libros en papel, todos ellos han experimentado su particular auge.

a

Si bien es un dato halagüeño, las cifras todavía distan mucho de los índices lectores que nos separan de Europa. Despacito, sin prisa pero sin pausa, son muchas las razones que han llevado a la población española a encontrar en la lectura un hueco en el que refugiarse.

a

Aumento de la agilidad mental. Está demostrado que leer libros aumenta la capacidad de concentración, mejora la empatía, y favorece las conexiones neuronales. Evita, igualmente,  la pérdida de las funciones cognitivas asociadas a la edad, obligando a nuestro cerebro a ordenar las ideas y a ejercitar la memoria.

a

También son muchos los beneficios de la lectura en su vinculación con las relaciones interpersonales. Permite el surgimiento de temas de conversación, lo que favorece la integración en grupos sociales. Asimismo, fomenta el sentimiento de pertenencia a dichos grupos, mejorando el estado de ánimo, y reduciendo los niveles de estrés de las personas.

a

El sistema del habla se ve activado, para tomar consciencia de los sonidos, permitiendo establecer relaciones entre el sistema visual y el del habla, es decir, entre las letras escritas y los sonidos.

a

Es alentador, por otro lado, el paralelismo que se establece entre los lectores adolescentes, y el éxito profesional que alcanzarán cuando éstos lleguen a la edad adulta.

a

Y vosotros, ¿leéis más cada año? ¿Qué libro os estáis leyendo ahora?