La legibilidad y su importancia en un proyecto gráfico. Gráficas Azorín.

Para comprender bien lo que vamos a contar, es importante aclarar varios conceptos:

a

Si hablamos de texto continuo, nos referimos al texto principal de cualquier publicación (revistas, prensa, libros), que la identifica por su repetición, su presencia continua y sus características.

a

Cuando hablamos de titulares, hacemos referencia a textos más grandes, que destacan en las páginas y se caracterizan por ser directos y breves. Normalmente, éstos se utilizan para diseños donde la importancia radica en ver más que en leer.

a

Otro elemento importante es la retícula. Hay que tener en cuenta que su uso siempre es recomendable para dar continuidad, homogeneidad y facilidad en la construcción de un diseño. Usarla no es obligatorio, pero favorece la fluidez del trabajo, se acortan los tiempos de realización y sobre todo estructura de un modo lógico y ordenado, lo que constituye una importante ayuda para la legibilidad y comprensión del trabajo.

a

Asimismo, es de vital importancia estar en contacto con el impresor para que nos asegure que todo lo proyectado en nuestros diseños se puede llevar a cabo tal como lo tenemos en mente.

a

Llegados a este punto, ya podemos realizar un repaso por los factores que determinan la legibilidad:

a

  • Se debe elegir una fuente con un buen peso medio, cualquiera de las romanas posee el grado necesario de contraste con respecto al fondo y los contornos internos abiertos y claros para que el lector se sienta cómodo en la lectura. El empleo de las cursivas debe limitarse para destacar algún tipo de palabra o palabras dentro del texto principal. Los remates ayudan a mejorar el flujo horizontal de la vista a lo largo de la línea.

a

  • El uso de las minúsculas favorece una buena legibilidad.

a

  • El uso de las mayúsculas reduce la legibilidad y hace que el lector la recuerde menos.

a

  • El espacio entre letras y palabras Si el espacio se reduce entre los caracteres, se produce una pérdida de legibilidad. Igualmente, se debe cuidar el espacio entre palabras.

a

  • Debe haber una relación visual correcta entre el tamaño de la letra, el de la superficie donde va impreso y el interlineado.

a

  • En cuanto al interlineado, si las líneas están demasiado juntas, el lector se confunde, perdiendo la continuidad de la lectura y legibilidad.

a

  • La composición del texto alineada a la izquierda es más legible que una justificada, ya que la variedad de la longitud de línea facilita el movimiento de lectura del final de una línea con el comienzo de la siguiente.

a

  • El medio al que va destinado el producto es esencial para escoger el tipo de letra, puesto que no es lo mismo que vaya a papel que a pantalla.

a

  • También es necesario saber el tipo de papel que se ha seleccionado: rugoso, con textura, de color oscuro o de un gramaje determinado, ya que ello condiciona la impresión.

a

  • El mejor contraste es la letra negra sobre fondo blanco, esto ayuda a la lectura. En contraposición, un fondo negro con letra blanca provoca cansancio en el lector debido al deslumbramiento.

a

  • Y finalmente, las tipografías con rasgo o serifa se han considerado siempre como más fáciles de reconocer y provocan menor confusión.