El papel es un producto asociado a nuestro trabajo, a nuestra actividad lúdica y a nuestra educación; por tanto, ha marcado la historia como un elemento esencial para ayudar al progreso de nuestra sociedad. En el post de hoy vamos a hablaros de un tema que cada vez nos interesa más: la sostenibilidad del papel en un tiempo en el que se impulsa el uso de las tecnologías digitales en sustitución del papel con argumentos ambientales.

kkkk

maderas

kkkk

El papel es un producto ecológico, biodegradabble y reciclable que se elabora a partir de materias primas naturales renovables y es producido con tecnología eficiente y respetuosa con el medio ambiente. En España, la fibra para la producción de papel se obtiene de la madera procedente de plantaciones forestales cultivadas para tal fin, que de otro modo no existirían. Con la recuperación y el reciclaje de los productos papeleros una vez usados, se prolonga la vida útil de las fibras de celulosa obtenidas de la madera, optimizando el aprovechamiento de este recurso natural. Por otra parte, la biomasa y los residuos del proceso de fabricación pueden ser valorizados material o energéticamente. Por tanto, lo que se busca con el reciclaje de papel no es tanto salvar los bosques, como alargar la vida útil de las fibras de manera que se el producto se aproveche al máximo.

kkkk

De este modo,  el ciclo sostenible del papel finaliza de manera equilibrada, sin daños para los bosques. Asimismo, el papel contribuye a mitigar el cambio climático: las plantaciones para papel son grandes sumideros de CO2 que contribuyen al aumento de la superficie arbolada, y el carbono almacenado por el árbol no se libera con su corta sino que continúa almacenado en el papel.

kkkk

kkkk

Grupo Lecta, uno de los mayores fabricantes de papel a nivel mundial, es firme defensor de la industria papelera como uno de los sectores más activos, relevantes y mejor posicionados en el camino hacia un futuro sostenible. El Grupo Lecta, trabaja para garantizar la sostenibilidad del papel, reduciendo el impacto ambiental. Actualmente, Lecta dispone de 9 fábricas con una capacidad de producción total de alrededor de 2 millones de toneladas y es reconocido a nivel mundial como un proveedor fiable, flexible y centrado en el cliente.

kkkk

Todas sus fábricas disponen de la certificación ISO 50001, que supone la implantación de un sistema de gestión de la energía encaminado a conseguir un uso más eficiente y sostenible de la misma. A través de la mejora continua del desempeño energético se contribuye a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y, por consiguiente, a la minimización del impacto ambiental derivado de la actividad.