Dentro de los numerosos tipos de libros que podemos encontrar en cualquier librería, muchos de nosotros guardamos un hueco muy especial para los libros desplegables infantiles que nos maravillaron en nuestra niñez. Estos libros desplegables, con una estructura similar al origami, requieren una enorme cantidad de trabajo no automatizado que se realiza a mano en cada ejemplar. Su creación y montaje son complejos:

Materializar el concepto

En primer lugar es necesario materializar el concepto. Es decir, historia, ilustraciones, páginas o tipos de desplegables que se pretenden añadir. Como el ‘’Pliegue V’’ o la ‘’Silueta ranurada estilo X’’, así como elementos interactivos que pueden ser lengüetas o partes movibles entre muchos otros.

 

Papiroflexia

El siguiente paso consiste en llevar a cabo las pericias de la papiroflexia por parte de un ingeniero de papel. Este debe comprobar que desplegables pueden añadirse a cada página. De él depende la creación de los desplegables, la inserción de los mismos y su adecuado funcionamiento.

Amoldarse a las figuras desplegables

El tercer paso incluye a nuevas figuras que intervienen en la realización de un libro, como el autor, el editor y el ilustrador. Aquí deben amoldarse a las figuras desplegables y los diversos elementos interactivos. Lo cual otorga una nueva capa de dificultad a la elaboración de la obra, al contar con profesionales que deben adaptarse a las peculiaridades del producto.

Prototipo final

El penúltimo punto pasa por la elaboración de un prototipo. Un prototipo que pueda pulir hasta el más mínimo detalle y realizar las correcciones oportunas. Esta etapa resulta imprescindible para comprobar el adecuado funcionamiento de cada elemento que compone el libro desplegable.

Obra final

El último paso del proceso es la elaboración de la obra final. Después de la impresión del papel el libro debe ser maquetado a mano con extrema delicadeza. Una vez montado el libro está listo para su embalaje y distribución.

Estos productos, que mantienen cierta reminiscencia artesanal se enfocan mayoritariamente al mercado infantil, aunque también existen muchos ejemplares ansiados por los coleccionistas más voraces. Hoy te presentamos cinco espectaculares libros desplegables infantiles:

1. Ver la luz.

La diseñadora gráfica Emma Giuliani da vida a una preciosa poesía en forma de libro. Con sencillas metáforas visuales sobre las flores nos invita a reflexionar sobre el valor de la vida de forma íntima. Un libro desplegable artístico y emotivo para adultos y niños.

 

2. El principito.

El clásico cuento de Antoine de Saint-Exupéry se reinventa y transforma en una obra aún más sorprendente, si cabe, gracias a la edición desplegable. Conserva los dibujos de acuarela originales y su historia sigue regalándonos algunos de los momentos más profundos e inolvidables de la literatura infantil con su divertida lectura intacta.

 

3. Leonardo. Desplegables a partir de sus inventos.

Un curioso libro desplegable que muestra las obras e inventos del polifacético genio Leonardo Da Vinci. A través de sus desplegables, los curiosos aparatos del inventor, cobran vida frente a nosotros. Una forma muy divertida para que los más pequeños descubran una de las figuras más importantes del Renacimiento.

 

4.  Harry Potter: La guía pop-up de Hogwarts.

Todo aficionado a Harry Potter debería tener alguno de los numerosos libros desplegables que la franquicia ha comercializado. La guía pop-up de Hogwarts recrea de forma fidedigna, gracias al uso de los planos originales de las maquetas usadas en las películas, todos los recovecos del famoso castillo. Un libro desplegable espectacular que capta sabe captar la magia que rodea esta popular saga.

 

5. Alice’s Adventures in Wonderland.

Adaptación del maravilloso cuento de Lewis Carroll que da paso a una espectacular retahíla de imaginativas figuras desplegables impregnadas con el tono alocado de la obra original. A pesar de no contar con una versión traducida la simplicidad del texto lo convierte en un fantástico cuento desplegable para iniciar en el idioma a los más pequeños.