Hoy os queremos hablar de los diferentes tipos de encuadernación, para ello os explicaremos conceptos como la encuadernación en cartoné o en rústica y las ventajas y desventajas de los tipos de encuadernación.
 
Para comenzar, tenemos que distinguir entre los dos principales tipos de encuadernación atendiendo a los tipos de solapas que emplean, la encuadernación en cartoné y la encuadernación rústica. La encuadernación en cartoné, también conocida como tapa dura, es un tipo de encuadernación en la que las solapas están hechas de un cartón rígido, y en la que el lomo puede ser bien curvado, o bien plano. Por otro lado, en la encuadernación rústica, el libro se encuentra forrado simplemente por unas cubiertas de papel o de un ligero cartón, y sus lomos son lisos.
 

Los libros en formato de bolsillo emplean una encuadernación rústica


 
Si tenemos en consideración la forma en la que las hojas están sujetas, también podemos encontrar diversos tipos de encuadernación, que son aplicables tanto para la encuadernación en cartoné como para la encuadernación rústica.
Por un lado encontramos la encuadernación cosida, y por otro lado la encuadernación fresada.
 
La encuadernación fresada, también llamada encuadernación sin cosido o encuadernación a la americana, es un tipo de encuadernación en la que las hojas están encoladas al lomo del libro. Dentro de este tipo de encuadernación, también encontramos la encuadernación fresada PUR, que emplea un tipo de encolado más fuerte.
En contraposición a la encuadernación fresada, tenemos la encuadernación cosida, que como su propio nombre indica, tiene las hojas del libro cosidas al lomo del mismo. Existen otros tipos de encuadernación atendiendo a la unión entre las hojas y el lomo, como por ejemplo la encuadernación grapada, muy empleada en los comic books.
 

Los comic books y las revistas llevan una encuadernación de grapa


 
Para terminar, vamos a señalar las ventajas y desventajas de los tipos de encuadernación. Para empezar, tenemos que la encuadernación rústica tiene un precio menor de producción, hecho que provocó que se disparara la producción de libros durante los años 30 del siglo XX y aumentara el índice de lectores. El cartoné, por su parte, tiene la ventaja de que es más resistente.
En cuanto a las desventajas, la encuadernación en cartoné es más cara de producir, mientras que la encuadernación en rústica tiene una menor resistencia.
 
Esperamos que hayáis aprendido algo más sobre los distintos tipos de encuadernación que existen, y podáis sacarle partido a la hora de elegir entre ellos.