La pre-impresión en artes gráficas está dentro de cualquier proceso gráfico, en el cual existen una serie de fases esenciales: Diseño del producto, pre-impresión, impresión y post-impresión o acabados

Nosotros vamos ahora a tratar la fase de la pre-impresión, es decir, la que se sitúa entre las dos fases de mayor relevancia, el diseño del producto y la impresión. Una tarea que a primera vista pueda parecer sencilla y no tan importante, en realidad es delicada y esencial para que el diseño acordado se traduzca de la mejor forma posible y sin errores en la impresión.

Para lograr una buena pre-impresión y por consecuente una buena impresión, se debe respetar y hacer correctamente cada una de las fases del tema que nos ocupa:

– Recepción y comprobación de originales (digitalización en muchos casos)

– Tratamientos

– Maquetación e imposición

– Obtención y validación de la forma impresora

– Pruebas de pre-impresión

¿Qué es la pre-impresión en artes gráficas?

Como ya hemos dicho, la pre-impresión es aquella fase que se encuentra entre el diseño y la impresión, y es esencial para un buen trabajo. Su función principal en el proceso gráfico es el de evitar todo posible error que haga que la impresión no salga de la forma prevista, y para ello es necesario el trabajo de un equipo de expertos con funciones divididas y específicas para que se puedan llevar a cabo todas las fases de la forma adecuada. Más abajo se explicarán esas fases con mayor detalle.

De la pre-impresión tradicional a la digital

Anteriormente los procesos de tratamiento de imágenes, textos y demás que se sitúan en la fase de preimpresión, se llevaban a cabo por empresas especializadas encargadas de reproducción y separación del color, además de la obtención de pruebas. Para ello se utilizaba hasta principios de los años 90 una serie de técnicas fotográficas y procedimientos fotoquímicos manuales para la reproducción y tratamiento de imágenes, por lo que era necesaria una gran experiencia y conocimiento de todo el procedimiento.

No obstante, eso ha ido cambiando a lo largo de los años, y las nuevas tecnologías y la revolución informática se han introducido en esta industria y han reducido al mínimo las operaciones manuales digitalizando casi todo el proceso.