Fundado el 1 de septiembre de 1956, el “Valle de Elda” es el semanario en papel, en activo, más antiguo de España. Lleva sin faltar a su cita con los vecinos de Petrer y Elda desde la fecha, siendo un referente en la sociedad de las localidades alicantinas.

Vall de Elda en Gráficas Azorín

Originalmente se presentaba en una impresión en blanco y negro, con 8 páginas, a un precio de 1,5 pesetas. Desde 1957 se le da color a la portada de los números correspondiente a las fiestas de Moros y Cristianos y a las Fiestas Mayores, es decir, el primer número de los meses de junio y septiembre. En 2007, después de las vacaciones veraniegas, se empieza a dar color a la portada de todos los números y a algunos artículos del interior del semanario.

El precio del primer número, como ya ¡hemos indicado, era de 1,5 pesetas. Había la posibilidad de suscribirse, siendo el precio trimestral de 19 pesetas, el semestral de 37,50 pesetas y el anual de 75 pesetas. Progresivamente su importe fue creciendo, hasta llegar a las 75 pesetas el ejemplar. Con motivo de la llegada del Euro, el precio es de 0,45€, subiendo también progresivamente hasta el 1,20€, que es el precio actual.

Desde el año 1985 se empieza a dejar de editar números en el mes de agosto, fechas que se aprovechan para dar descanso a los trabajadores y a empezar a preparar el número especial de septiembre, con motivo de las fiestas mayores de la localidad. Ese número, el primero de septiembre de cada año, es un especial de las Fiestas mayores en Honor a los Santos Patronos. Inicialmente la tirada tenía 16 páginas y un precio de 3 pesetas. Actualmente es de 96 páginas, con un precio de 3,50€.

Una de las particularidades de este semanario es la hemeroteca, ya que en su web pueden consultarse todos los números desde su creación, pudiendo encontrar verdaderas reliquias informativas, tanto de ámbito local, como nacional, e incluso internacional.

Pasan los años y el “Valle de Elda” sigue fiel cada semana con sus vecinos. Se ha adaptado a las nuevas tecnologías y en su web se pueden ver todas las noticias de una manera ágil y directa. La publicidad se ha hecho fundamental para sus subsistencia, pero la tradición de las personas que lo llevan haciendo siempre, hacen que sea de obligado cumplimiento el acudir al quiosco de prensa todas las semanas para hacerse con un ejemplar.