La imprenta se considera como un sector anticuado y anclado en el pasado, analizarlo de esta forma solo nos muestra como las personas se rigen por prejuicios. Si analizamos de una forma superficial el sector de la imprenta podemos encontrar como ha adaptado su forma de trabajar a nuevas técnicas. Una de estas técnicas es la utilización de tintas termocromáticas que explicaremos en este post.

¿Qué son las tintas termocromáticas?

Las tintas termocromáticas son tintas que cambian de color según la temperatura a las que sean sometidas. Estas tintas no están en constante cambio sin color fijo, las transformaciones de color se producen dentro de un rango de temperaturas, si la tinta no llega a ese rango mantiene su color original. Un ejemplo de esto es la imagen que encabeza este post, el informe anual de Austria Solar necesita de calor para ver el texto. Algo que tenemos que saber también es que algunas de estas tintas son tintas termocrómicas irreversibles, es decir, una vez que cambian de color no vuelven al color original.

 

Las primeras implementaciones de esta clase de pintura se centraron en el objetivo de la reducción de riesgos, ya que es capaz de alertar a simple vista cuando se alcanzan temperaturas que representen un problema o peligro de sobrecalentamientos, incendios, explosiones, etc. Luego su uso se generalizó para otros ámbitos.

 

Una forma de diferenciar las tintas termocromáticas de las tintas clásicas no es solo por las variaciones en el color, también podemos diferenciarlas a través de la menor viscosidad que tienen los colores clásicos respecto a estos.

 

Este tipo de tintas se consideran dentro del apartado de tintas cromoactivas, es decir, aquellas tintas que a través de ser expuestas a cambios (temperatura, luz, electricidad, etc) modifican su apariencia. Estas tintas están todavía en desarrollo para ofrecer mejorar la precisión del cambio de coloración. Estas tintas pueden ser utilizadas en todo tipo de impresión, aunque lo más optimo es informarse mediante el proveedor sobre colores y temperaturas de cambio.

 

¿Cómo se utilizan en la imprenta y para qué?

Dentro de la imprenta se pueden utilizar y ser aplicadas en cualquier tipo de impresión, por lo tanto, podemos deducir que lo interesante de estas tintas son las posibilidades creativas que ofrecen. Estas tintas son colocadas y utilizadas de la misma forma que las tintas tradicionales por lo que no necesitan maquinarias especiales, aunque en ocasiones hay que tener cuidado con las concentraciones de la tinta debido a que pude crear agregados.

 

Un uso generalizado de las tintas termocromáticas es en la industria alimenticia como es el caso de cervezas, estas marcas colocan en las etiquetas de sus botellines tintas termocrómicas que reflejan la temperatura aconsejable de consumo del producto cuando alcanza cierto color.

Las tintas termocromáticas en Coors Light

 

Otra aplicación que esta en auge con este tipo de tintas es la moda. Muchas marcas de ropa están utilizando la impresión textil para aplicar esta novedad cromática y diferenciarse de su competencia. Este es el caso de la empresa mexicana Coco Kris, una marca que diseña camisetas que cambian de color a través de estampados llamativos o incluso de personajes conocidos como Frida Khalo.

 

Muchos otros accesorios también utilizan esta técnica como es el caso de fundas de teléfonos, relojes, carcasas de teléfonos móviles o uñas postizas. Una de las aplicaciones más sorprendentes de estas tintas es en colorantes capilares de peluquería.

Las tintas termocromáticas en uñas postizas