El plegado de papel es el paso a seguir después de la impresión de folletos. Existen folletos que no se pliegan, llamados flyers, pero nos vamos a centrar en los tipos de plegados de papel que podemos usar en nuestros trabajos.

A la hora de diseñar un folleto, debemos pensar en el tipo de plegado en papel que tendrá tras su impresión, pues la información escrita deberá distribuirse en consecuencia. Existen diferentes tipos de plegados:

  • Díptico: Se trata de la forma de plegado más habitual que hay. Es un folleto impreso formado por una hoja plegada en dos cuerpos
  • Tríptico: Se trata de un folleto plegado en tres cuerpos
  • Plegado zig-zag: Mediante esta técnica plegamos dos o más cuerpos en sentido invertido. El plegado puede tener desde cuatro a más de seis cuerpos.
  • Desplegables 4 cuerpos:
  1. Plegado ventana: está formado por cuatro cuerpos. En el folleto los cuerpos centrales se vuelven la portada y contraportada. Los otros dos cuerpos quedan plegados en el interior
  2. Plegado envolvente: dos cuerpos (portada y contraportada) serán más grandes que los otros dos para poder envolverlos.

La elección de un plegado u otro dependerá en esencia del formato, de la planificación del contenido y del fin que se le quiera dar.